Antes del Big Bang

Fanny González - 2012

Fanny González (2012)

A la señora Fanny González le advierten en sueños sobre cosas que van a pasar. Siempre sucede por la mañana. “Yo me despierto y me quedo un rato más. En ese ratito que me quedo dormida, es que yo visiono. ”

En una oportunidad, “un señor de barba larga venía caminando hacia mi con su bastoncito. No le vi ninguna luz ni aureola ni nada, era un señor corriente. Me dijo «¿Miras esto?» Era un objeto parecido a un reloj de arena pero adentro tenía como una agüita. «Ya viene el temblor. Avísale a tu hermana Kenya.»”

El señor salió de donde estaba ella. Después de eso se volvió a quedar dormida y le pasaron la película de un terremoto. “Vi a dos muchachos jóvenes que se lanzaban desde un edificio y yo pensé que eran mis dos hijos varones porque nosotros vivíamos en un penthouse. Luego vi que se cerraba un ascensor con unos músicos y empecé a llorar y a gritar. Me desperté con angustia pensando que el terremoto sería acá en Venezuela.”

En la madrugada del 23 de diciembre de 1972, un fuerte terremoto causaba la muerte de casi 20 mil personas, y dejaba igual número de heridos en Manuagua, la capital de Nicaragua. Fanny entendió que la clave era su hermana. El anciano le había pedido que le advirtiera a ella, quien vivía en ese país. No lo hizo, pero afortunadamente, no se vio afectada.

En otros sueños le han avisado sobre la caída de las torres gemelas del WTC, dos terremotos en Italia, un terremoto en Chile y mucho más.

Fanny vio llegó al mundo en un hogar estricto y de buenas costumbres ubicado en Diriamba, una pequeña ciudad al oeste de Nicaragua. Desde su nacimiento, tiene tres marcas con forma de triángulo en la mano izquierda y un “7” en la mano derecha. Ella no sabe por qué, pero siente que esas figuras tienen que ver con la constelación de Andrómeda. Desde chiquita le atrajo lo esotérico. Veía espíritus atravesando las paredes, con vestidos largos, de usanza antigua. Nunca les vio la cabeza porque solía ser muy nerviosa. Tiene más de 40 años en Venezuela. Una hermosa y gran familia ha heredado en varias generaciones sus genes energéticos de luz, amor, curiosidad y búsqueda espiritual.

Su observación es profunda y acuciosa. Ella se ha dado cuenta que todo está hecho siguiendo un patrón. Nuestro cuerpo, los órganos, la piel, los dientes, todo en la naturaleza tiene una capa que lo protege, por ejemplo. Dice que los humanos tendemos a deteriorar todo eso con productos químicos, como la crema dental, que en vez de proteger, más bien debilita el esmalte. El sol, la tierra, todo está hecho con ese mismo patrón. A ella le encantaría escribir un libro o hacer un programa de TV con estas curiosidades humanas, como si fuera un extraterrestre que echa cuentos de una visita al planeta tierra

En una oportunidad, sus padres discutían sus puntos de vista en torno a la creación. ¿Cómo era posible que si Dios había creado todo canto existe, iba también a crear al Diablo? Ella, con apenas 10 años, intervino. “Fíjese cómo fue mamá. Eso fue antes del Big Bang. Lo que pasa es que había una parte gigantesca de oscuridad, y otra parte gigantesca de luz, como si todas las estrellas fueran una sola; y todo esto estaba separado por medio de la nada. Quizá luego se fueron juntando y con la presión salieron dos seres, uno de la luz y uno de la oscuridad.” La mirada atónita de su madre fue interrumpida por el grito de su papá “¡¿Estás viendo mujer?! ¡Esta niña es un cerebro!”

Tiempo después, su papá pegó un brinco al leer en el periódico acerca de la teoría del Big Bang y la explicación que habían formulado los científicos sobre la creación del Universo.

Era la misma.

 

 

Texto e imagen: Leonardo Azarak

___

En este retrato hay una sola persona. No, no estás viendo doble ni son morochos. Si quieres conocer más acerca de esta obra fotográfica o del concepto de dobles, haz click, respectivamente.

Esta publicación es la tercera entrega de un proyecto que estoy llevando a cabo durante todo el 2016. La idea es publicar una semblanza semanal conformada por un retrato y un texto. El proyecto #MultidimensionalidadVenezolanaUnRetratoALaSemana pretende brindar una mirada llana sobre personas cuya realidad trasciende las fronteras de la materia y se hace mágica. Existen patrones comunes en una miríada de experiencias aparentemente disconexas, personas que no se conocen, pero que en verdad están profundamente vinculadas más allá de lo personal.

Quizá te interese saber más acerca de los talleres vivenciales  #CaminosCuánticos: “Activando tu Doble Energético”, que vengo realizando a lo largo del 2014, 2015 y 2016. Aquí puedes tener la experiencia de sanación y toma de conciencia necesaria para reconocer y comunicarte con ese doble cuántico que tú también tienes. Hemos estado compartiendo un montón de conocimiento vivencial a través de terapias, técnicas y ejercicios, gracias a lo vivido con esta obra fotográfica.

Déjame tu comentario en el blog. De verdad, me encantaría saber tu opinión. Puedes compartir o repostear citando la fuente.

Gracias de antemano.

 

Agente R. Código: Amor Divino

Rosario La Rocca - 2011
Rosario La Rocca – 2011

Rosario La Rocca (2011)

 

“Soy como un médico celestial cósmico. En dónde me encuentre, puedo eliminar cosas negativas que tienen las personas. A veces, han venido a buscarme de otras latitudes del Universo para sanar a otros.”

En su mesa tiene los nombres de las personas por las que ora y pide sanación. Imágenes de santos, gurús y maestros ascendidos son su única compañía. Hay gente que le solicita, también por teléfono, que haga una plegaria por ellos. Él dice que para poder ayudar a alguien, debe pedirlo esa misma persona a un familiar.

El señor Rosario La Rocca vive en austeridad, pero con una profunda espiritualidad. Su mundo es infinitamente más grande en la energía que en la materia. Es un viajero incansable.

“En estos viajes me he encontrado con ciertos seres de la galaxia que me han encomendado misiones. Por ejemplo, recoger información de acá y llevarla a ellos, esos seres superiores. No sé de qué se trata. Son paquetes de energía que se alojan en mi cuerpo y que no son accesibles al cerebro humano. Me dijeron que se hace así para evitar que la fuerza negativa, los espías de la oscuridad, los tomen.”

A Rosario no le gusta que se refieran a él como guerrero, aunque le ha tocado en algunas oportunidades pelear con “el fulano de los cachos”. Así le llama. “Soy un servidor de la luz, del amor. Por la gracia de Dios no le tengo miedo a nada ni a nadie, en cualquier dimensión en que me encuentre.”

No le reprocha nada a esas fuerzas que le han propiciado varias batallas y le han ganado algunas. “Nosotros, gracias a la oscuridad, descubrimos la luz. Por la mentira, descubrimos la verdad.”

Le pregunté cómo hacía para viajar con tanta facilidad, porque yo siempre quise aprender a hacerlo. Me dijo que no era nada, que sólo cerraba los ojos. “De manera instantánea estás allá. No se aprende. Eso es así cuando estás en un punto equis de vibración. No se puede enseñar. A uno le dan ejercicios para ir evolucionando. Hay unos regentes directivos de la humanidad, tanto de la tierra como de otros planetas. Ellos te guían.”

En sus palabras, Rosario no hace mucha diferencia entre el mundo físico y esos mundos sutiles ¿Se trata de la ensoñación de los toltecas? ¿De viajes astrales? Seguir su conversación y no perderse, es una hazaña para mi pequeña mente limitada. Además, conectarse con su energía es una experiencia límite, algo casi fuera de lo humano. Yo suelo sudar mucho en sus conversaciones. El calor se hace anormal. Mucho tiempo después entendí que esto es así porque él maneja niveles vibratorios muy altos.

“Una vez una persona me amenazó de muerte. Pasó un tiempo y esa persona tuvo un accidente. Estaba cosechando frutas y se cayó de un árbol. Se fue de cabeza al piso, se le rompieron dos costillas, un pulmón. Se destrozó. Bueno. Uno de los hijos me pidió: Hermano Rosario, por favor, sánalo, ayúdalo.” Yo oré a Dios, le pregunté qué era necesario de mi parte para salvar al señor. Le pedí que me llevara a mi para quitar el sufrimiento de esa familia. Es una cosa de humanidad. Si uno puede transmitir todo el Amor Divino que Dios le ha dado, es algo muy fuerte. Esa persona que me amenazó y que después ayudé, me permitió sentir y transmitir tanto Amor Divino que casi me desintegro ¡En serio! Yo estaba en el piso.” ¿Estaba describiéndome Rosario un estado de bienaventuranza o éxtasis místico?

¿Qué es para usted el Amor Divino? Le pregunté. “Es la esencia espiritual de Dios. Es Dios. La luz. Es una energía que penetra todas las cosas. El mundo, las personas, las paredes están llenas de la energía de Dios que está en todo. El cosmos. La energía que mantiene unido todo. El infinito.”

 

Texto e imagen: Leonardo Azarak

___

En este retrato hay una sola persona. No, no estás viendo doble ni son morochos. Si quieres conocer más acerca de esta obra fotográfica o del concepto de dobles, haz click, respectivamente.

Esta publicación es la segunda entrega de un proyecto que estoy llevando a cabo durante todo el 2016. La idea es publicar una semblanza semanal conformada por un retrato y un texto. El proyecto #MultidimensionalidadVenezolanaUnRetratoALaSemana pretende brindar una mirada llana sobre personas cuya realidad trasciende las fronteras de la materia y se hace mágica. Existen patrones comunes en una miríada de experiencias aparentemente disconexas, personas que no se conocen, pero que en verdad están profundamente vinculadas más allá de lo personal.

Quizá te interese saber más acerca de los talleres vivenciales  #CaminosCuánticos: “Activando tu Doble Energético”, que vengo realizando a lo largo del 2014, 2015 y 2016. Aquí puedes tener la experiencia de sanación y toma de conciencia necesaria para reconocer y comunicarte con ese doble cuántico que tú también tienes. Hemos estado compartiendo un montón de conocimiento vivencial a través de terapias, técnicas y ejercicios, gracias a lo vivido con esta obra fotográfica.

Déjame tu comentario en el blog. De verdad, me encantaría saber tu opinión. Puedes compartir o repostear citando la fuente.

Gracias de antemano.

 

Eduardo Mimbela: “El Universo te responde de acuerdo a la concepción que tengas de él”

Caminos Cuánticos
Eduardo Mimbela – 2011

A Eduardo Mimbela le impresionó bastante darse cuenta que en la fotografía era él quien estaba retratado dos veces. Claro, él sabía lo que yo estaba haciendo con mi proyecto, pero el primer impacto con la imagen es bien revelador para todos los retratados. Es uno de mis momentos favoritos. Segundos que pagan todo el esfuerzo para mi.

De inmediato me compartió algo que reflexionaba como astrólogo y que considero importante para profundizar en el estudio del doble energético. Me dijo: “En astrología hay dos fenómenos muy interesantes que percibo con sorpresa en lo que estoy viendo. Existe el signo astrológico, que es como eres por dentro. Tiene que ver con el yo y con la fecha de nacimiento. Por otro lado existe el ascendente, que es la forma en cómo ese yo se proyecta, y tiene que ver con la hora de nacimiento.”

“Cuando vi la fotografía”, continuó Mimbela, “y detallé que realmente era yo en ambos lugares pasó algo muy extraño y entendí esto. Yo soy Geminis con ascendente en Leo y en el primero que estoy sosteniendo el cuadro se ve algo geminiano, reflexivo y profundo; mientras en el otro aparezco arrogante, se puede decir. Allí veo mi aspecto en Leo. Esto es muy interesante.”

De alguna forma, esa doble naturaleza energética presente en todo ser humano y que la astrología estudia a través de la carta astral, también está presente en los Seres Dobles.

El mismo año en que Eduardo Mimbela comenzó su carrera de biología en la Universidad Nacional de Trujillo, Perú, conoció a un gurú que se hizo su maestro. Su camino lo fue realizando en los libros y a través del visor del microscopio, estudiando la vida orgánica, y al mismo tiempo conociendo y aprendiendo de muchos maestros, hindúes, árabes, chamanes que seguían el ritual primitivo de la tierra, peruanos, colombianos, europeos, etc.

“Uní la vida lógica, científica, concreta con la parte del alma del ser humano y de las cosas. A través de la biología comprendí el mecanismo de la vida y a través de la espiritualidad entendí que cada ser vivo, incluyendo al hombre, tiene una parte de Dios que se manifiesta de diferentes formas.” Para Mimbela no fue fácil integrar todo, sobre todo en aquellos que le rodeaban. Hablar de esas cosas hace 30 años era una herejía. “Era una locura decir que toda manifestación de la vida tiene un principio espiritual. Que desde un virus hasta el hombre tiene una parte de Dios.”

“Hoy el hombre ha evolucionado, su mentalidad, su comprensión, y estamos entrando en otra etapa de la concepción de la vida en general ¿Por qué? Porque el concepto de Dios y de la naturaleza depende de la concepción que tengas del Universo. La percepción de la naturaleza en todas sus formas vitales tiene que ver con la concepción que el hombre tenga del Universo”, dijo.

“¿Y eso no varía de persona a persona?” le pregunté

“¡Claro! Te voy a explicar. Vamos a ir hacia los griegos. Para ellos cada cuerpo celeste del Universo era un Dios y se manifestaba como tal. Se acercaban a ellos a pedirle protección. Y el Universo mágicamente le respondía de acuerdo con esa concepción.”

“Seguimos avanzando en la evolución y encontramos a San Francisco de Asís. Para él, las estrellas, el sol, la luna, eran sus hermanos. Dialogaba con sus hermanos y ellos le transmitían la sabiduría para comprender el Universo, la naturaleza, la misión del hombre. El Universo, la totalidad, le responde de acuerdo a esa concepción.”

“Luego, hacia el medioevo, dijeron: ¡No, no, no, no! ¡Qué dioses ni hermanos nada! ¡Son masas! ¡Materia! Y comenzaron a investigar las leyes que regían esa materia: la gravedad, las leyes de Newton. Lo que existe es lo que se puede pesar, investigar, tocar, oler, y la concepción del Universo y de la vida fue esa ¿Y qué era el hombre? Una masa de órganos, tejidos y células. Punto. Todo era dominio de la materia,” aseveraba Mimbela. “Cualquier cosa que no estuviera en función de ese fenómeno era herejía. La ciencia no lo aceptaba ¿Puedes pesar eso? ¿Puedes medir eso? ¿No? Entonces no existe. Déjalo para la religión.”

“El hombre se encontró con diversas realidades. Si estaba enfermo se iba al médico. Si tenía una dolencia que no se veía o algo de tipo existencial, para el cura. Más tarde, aparecieron los psicólogos, y allí fueron los que tenían problemas depresivos. Pero siendo así, también el Universo respondió en base a esas realidades y concepciones.”

“Desde Einstein para acá, cambiaron las cosas. Él decía que todo era relativo, que realmente al final todo es energía. Entonces nació otra concepción ¿Qué es el hombre? Energía ¿Cómo se relaciona un hombre con el otro? A través de la energía. Y el Universo te responde en relación a ese paradigma con energía”, dejaba ver Mimbela.

“Y ahora estamos aquí, en que todo es energía. Dios ya no es el viejito de barba blanca, ahora es energía. Y resulta que esa energía está dentro de nosotros, así que Dios está dentro de nosotros. El Universo está dentro de nosotros. Hemos entrado a otra concepción del Universo donde ya no somos personas observando el fenómeno si no que lo estamos viviendo. Estamos viviendo tiempos muy interesantes.”

“¡Cambia la concepción hasta de la espiritualidad!”, decía entusiasmado mi amigo astrólogo. “En estos tiempos se hace importante lo que me enseñaron a mi desde los tiempos de mi carrera de biología: Integrar.”

“La biología te enseña la forma. Ese árbol es anual o bianual, sus hojas tienen esta forma, su fertilización es así, sus frutos son de esta naturaleza, necesita esta temperatura y allí terminaba la biología. Pero ese árbol debe tener una función porque en la naturaleza todo tiene una función. Antes era especulación, pero hoy sabemos que ese árbol tiene su energía, su campo magnético, lo que implica que tiene un alma específica. No sabemos su función, pero la debe tener porque en la naturaleza nada está de adorno. Y así como ese árbol y ese otro tienen funciones específicas, el hombre, cada ser humano, tiene una función específica, una misión específica”, concluía Eduardo Mimbela.

“Allí es cuando la astrología se convierte en un elemento muy importante del desarrollo humano ¿Qué condiciones te da la naturaleza? ¿Qué condiciones te da el Universo? ¿Qué facultades tienes? ¿Cuál es tu potencial? ¿Qué alternativas tienes para desarrollar ese potencial que Dios te ha dado?”