Las galletas de la Pitonisa

Amparo Bretaña (2012)
Amparo Bretaña (2012)

Amparo Bretaña (2012)

 

“Cuéntame ¿Cómo te ha ido?”

Así comienza Amparo su terapia. Solemos hablar de todo, literalmente. Aunque sólo estamos ella y yo en su consultorio, a medida que la conversación avanza van interviniendo guías de otras dimensiones para dejar algunos mensajes importantes, aclarando la razón de las vivencias o afinando los detalles del aprendizaje. Luego de profundizar en las implicaciones emocionales, psicológicas y energéticas de lo que he estado viviendo, me pide que me acueste en la camilla.

Me quito los zapatos, recuesto mi cabeza y ella rocía un spray sobre mis pies. “Es para el camino de vida”, dice mientras los masajea. Me emociono un poco. Coloca una venda en los ojos y sobre ella una almohadilla un poco más pesada con granitos de algo para evitar que entre luz. Una fragancia de clavito, guayabita, romero o qué sé yo, me invita a prestarle atención a la calma y al instante. Me emociono más. Coloca gotas de esencias florales debajo de mi lengua y me pide que respire lentamente. Va relajando con su inducción cada parte de mi cuerpo y en esa misma medida voy despegando. Va iniciando mi viaje en el tiempo y en las dimensiones.

Varias veces he sellado ese pasaporte gracias a su amor y su guía. Sin ella, yo no hubiera entendido nada. No estuviera escribiendo esto ni hubiera hecho estas imágenes. Menos aún dictara yo taller alguno. Simplemente, no hubiera podido ser capaz de entender. Ella caminó conmigo las sendas de la pura energía y entrelazó esos mundos con este de naturaleza material para darle sentido a todo. Supo comprender mi locura, mis miserias, mis temores, mis debilidades, mis frustraciones y mi ego, dándole forma a la mejor versión de mi. Ella cambió mi historia personal y me dio un lápiz y un papel para que siguiera escribiéndola a diario y conscientemente.

Antes de Amparo, en mi mundo de espagueti coexistían egipcios y extraterrestres con Jesús y el chamán Don Juan; niños índigo, canalizadores de muertos, brujos y científicos cuánticos; periodistas, diseñadores, fotógrafos y mercadólogos; ángeles, yoguis, cabalistas, historiadores, atlantes, religiosos, sabios, místicos, tarotistas y taoístas, sin mucho asidero, pero allí estaban, como en el foyer de un teatro esperando la función. Hoy, gracias a ella, la obra va en pleno. No sólo el asidero se ha establecido con fuerte raíz, sino que se ha ampliado la comprensión intelectual más allá de la lógica racional, creando hipervínculos infinitos en el todo. Además, pude conectar con mi intuición.

Mi amor y mi agradecimiento es y será infinito por esta gran maestra, aunque sea capaz de lanzarme lo que tenga en la mano si escucha que le llamo de esta forma. Ella prefiere el término “guía” y explica que los maestros encarnados no existen, que los maestros están allá arriba.

Amparo Bretaña es terapeuta, vidente, canalizadora y experta en regresiones. Se formó con Brian Weiss, el escritor de “Muchas vidas, muchos sabios” y luego trabajó con él en Miami. También estudió con Pedro López Clemente el creador de los sistemas de aromaterapia Las Flores del Alba, Las Damas Áureas y las Rosas de Percival. Estudió además con la gente de Drúnvalo Melchizedek en México y formó parte del equipo de la Enseñanza de María en Caracas. Esta fue una experiencia de canalización muy importante en la cual el espíritu de quien hace dos mil años fue madre de Jesús de Nazareth transmitió una serie de conocimientos espirituales a un grupo de personas para que fuera grabado, organizado y distribuido en libros, talleres, conferencias y más. Así lo ha cumplido por casi 30 años, siendo Amparo una de las multiplicadoras que se mantienen aún brindando esa fundamental información.

Muchas veces he comentado en mis talleres que ella es la Pitonisa. Que todas las personas que se acercan al despertar de conciencia o que ya han sido desconectados de la Matrix, deberían ir a conocerla como lo hizo Neo con Morfeo. La metáfora va más allá de la mera guiatura de elegidos o despertantes. Esa escena en que la dama hornea galletas y que luego le da al todavía dudoso Mr. Anderson la describe a la perfección, porque su cocina es fantástica y también te hace sentir mejor.

Las regresiones que realiza son impresionantes, ya que por ser vidente, puede ver lo que estás reviviendo de esa vida pasada. Algunas veces, esa es la única forma de entender la misión de vida, internalizando las vueltas de vidas anteriores, los asuntos pendientes, y asumiendo el propio camino en las condiciones actuales hacia la felicidad.

Ella nos llevó a mi esposa Patricia y a mi a Agua Clara, cerca de Urumaco, en Coro, y vivimos intensamente en pocos días un verdadero viaje de poder en el que hubo profunda sanación y transformación: Aguas termales, minas de cuarzo, avistamientos ovni, meditación, rituales mágicos, amistades que resultaron ser reencuentros de otras vidas en esos ríos y paisajes que parecen de otro planeta.

Muchas, muchas, muchas historias multidimensionales conectan con Amparo como un gran nodo de una Internet cósmica. Son infinitos relatos de poder, cuentos sin final, líneas de tiempo que de vida en vida van tejiendo camino, trama y urdimbre.

 

Texto e imagen: Leonardo Azarak

___

En este retrato hay una sola persona. No, no estás viendo doble ni son morochos. Si quieres conocer más acerca de esta obra fotográfica o del concepto de dobles, haz click, respectivamente.

Esta publicación es la sexta entrega de un proyecto que estoy llevando a cabo durante todo el 2016. La idea es publicar una semblanza semanal conformada por un retrato y un texto. El proyecto #MultidimensionalidadVenezolanaUnRetratoALaSemana pretende brindar una mirada llana sobre personas cuya realidad trasciende las fronteras de la materia y se hace mágica. Existen patrones comunes en una miríada de experiencias aparentemente disconexas, personas que no se conocen, pero que en verdad están profundamente vinculadas más allá de lo personal.

Quizá te interese saber más acerca de los talleres vivenciales  #CaminosCuánticos: “Activando tu Doble Energético”, que vengo realizando a lo largo del 2014, 2015 y 2016. Aquí puedes tener la experiencia de sanación y toma de conciencia necesaria para reconocer y comunicarte con ese doble cuántico que tú también tienes. Hemos estado compartiendo un montón de conocimiento vivencial a través de terapias, técnicas y ejercicios, gracias a lo vivido con esta obra fotográfica.

Déjame tu comentario en el blog. De verdad, me encantaría saber tu opinión. Puedes compartir o repostear citando la fuente.

Gracias de antemano.

 

Los Seres Dobles

Autorretrato Doble Leo Azarak 1024

En mi entrada anterior publiqué el retrato de Carmelina y conté un fragmento de su hermosa historia. Quienes no conozcan mi trabajo, se preguntarán si se trata de gemelas. No es así. La verdad es que en todas mis fotografías de la serie Seres Dobles el retratado aparece dos veces. (Sí, uso bastante Photoshop en esta obra)

Mi intención es crear ventanas hacia la naturaleza mágica de mis retratados, invitar a otros a asomarse a los mundos internos de personas que viven en contacto directo con sus maestros internos, que recorren su camino.

La imagen que ilustra esta entrada es un autorretrato que hice en febrero de 2013. Bueno, no es que yo esté muy en contacto con mi maestro interno que digamos (falta muuucho)… Más bien, esta foto es la mirada a una persona que tiene luz y oscuridad, mi espejo… Además, lo hice para practicar la técnica fotográfica ;)

A continuación, publicaré nuevamente una entrada con reflexiones en torno al doble energético, importantes para disfrutar más esta obra.

—–

Para los toltecas del antiguo México, el Universo consta de mundos paralelos llamados Tonal y Nagual, material e inmaterial, respectivamente. En el tonal, nos relacionamos con nuestros sentidos del cuerpo físico; pero para el nagual se debe desarrollar lo que llamaron “la segunda atención”. Esto no era más que la conexión con la cual los brujos pueden lograr las hazañas más impresionantes, tales como clarividencia, viajes astrales, transformación física en animales de poder (conocida míticamente como nagualismo) y mucho más. Estas facultades eran el resultado de acumular poder, energía, sabiduría; un tipo de inteligencia que no es intelectual si no más bien corporal, multidimensional. Alcanzaban esto trabajando en el ser interno con disciplina y perseverancia hasta hacerse consciente de su naturaleza mágica. Los cuerpos energéticos -proyectados e ilimitados- de hombres y mujeres de conocimiento eran llamados “Seres dobles” por Don Juan, el chamán que guió a Carlos Castaneda. El brujo decía que todos tenemos un doble, pero había que alimentarlo.

Los toltecas no fueron los únicos en desarrollar ideas en torno al doble humano. Los antiguos egipcios decían que teníamos un cuerpo energético, un doble ubicado en el espacio intermedio entre el físico y el espíritu. Le llamaron Ka y sostenían que éste era el responsable del poder y la magia, el que guardaba el misterio de la vida. Era desde el Ka que venía la fuerza vital de cada órgano del cuerpo físico, la claridad intelectual y la energía sexual. Durante los ritos y ceremonias de iniciación en los misterios egipcios, pretendían que las personas se dieran cuenta de lo que representaba el doble: la conexión con la energía vital que conforma todo el Universo. Creían que si se alcanzaba un conocimiento específico, podían actuar en armonía y control pleno de su Ka, constante y sostenidamente. Obtendrían innumerables beneficios de esta parte de su ser, tales como larga vida, poder personal, energía creadora y mucho más. “El que tiene conocimiento crece gracias al poder del Ka”, decían. Era un camino de desarrollo espiritual que iba llevando progresivamente a los iniciados por distintos estados alterados de conciencia hacia la iluminación. Pero este privilegio era reservado sólo para los reyes y su élite sacerdotal, con muy pocas excepciones.

Por alguna razón, antes de leer acerca del doble egipcio o chamánico, o de otras escuelas de sabiduría que enseñan acerca de él, ya sabía yo acerca de su existencia. Más bien, había escuchado varias historias. Sabía de personas que eran vistas por otras a miles de kilómetros, cuando realmente estaban en otro lugar. Durmiendo o despiertos, se proyectaban en otros lugares. Escuché de sanadores y terapeutas que brindaban asistencia a sus pacientes a través de “sueños” muy vívidos. Incluso, conozco un par de cuentos del llano venezolano en el que viejos curanderos eran temidos porque habían demostrado convertirse a conveniencia en lagartija o tigre, o viajar cientos de kilómetros en minutos sin usar vehículos.

Mientras avanzaba en el proyecto fotográfico, fui identificando que era común este tipo de historias en los retratados. Contaban que eran vistos por otros en lugares distintos a los que se encontraban. No se daban cuenta de esa dualidad o no le prestaban mayor atención. Siempre eran terceros los que comentaban “ayer me fuiste a visitar”, “gracias por las palabras amorosas que me dijiste en la clínica”, “te vi mientras me apoyabas con este problema. Muchas gracias”. En todos los casos era sorpresa para ellos mismos.

Castaneda decía que el doble puede llegar a hacerse independiente y auto consciente, con aspectos tomados de nuestra personalidad. En una entrevista explicó que “nuestro ser soñado tiene muchas aplicaciones. Puede trasladarse en tiempo cero al sitio que tú quieras y averiguar cosas. Incluso puede materializarse, creando un doble visual, algo que otras personas pueden ver, ya sea que estén dormidas o despiertas. Sin embargo, sigue siendo una mera apariencia, no tiene funciones corporales. Un ser humano lo ve como persona, pero un animal lo vería de otra forma.”

Completa la entrevista Castaneda diciendo que los brujos del antiguo México, “al proporcionar autonomía y propósito a su doble, están preparándose a permanecer conscientes después de la muerte. Cuando ese cuerpo está completo y llega el momento, la conciencia abandona definitivamente la cáscara humana, el cuerpo físico se marchita y muere, pero el sentido de ser continúa.”

Sinceramente, creo que en estos tiempos hay muchas personas, y cada vez son más, quienes despiertan a esas habilidades multidimensionales, viviendo cosas increíbles tanto en este mundo material como en otros mundos, otras dimensiones.

Para esos maestros va este blog