Las galletas de la Pitonisa

Amparo Bretaña (2012)
Amparo Bretaña (2012)

Amparo Bretaña (2012)

 

“Cuéntame ¿Cómo te ha ido?”

Así comienza Amparo su terapia. Solemos hablar de todo, literalmente. Aunque sólo estamos ella y yo en su consultorio, a medida que la conversación avanza van interviniendo guías de otras dimensiones para dejar algunos mensajes importantes, aclarando la razón de las vivencias o afinando los detalles del aprendizaje. Luego de profundizar en las implicaciones emocionales, psicológicas y energéticas de lo que he estado viviendo, me pide que me acueste en la camilla.

Me quito los zapatos, recuesto mi cabeza y ella rocía un spray sobre mis pies. “Es para el camino de vida”, dice mientras los masajea. Me emociono un poco. Coloca una venda en los ojos y sobre ella una almohadilla un poco más pesada con granitos de algo para evitar que entre luz. Una fragancia de clavito, guayabita, romero o qué sé yo, me invita a prestarle atención a la calma y al instante. Me emociono más. Coloca gotas de esencias florales debajo de mi lengua y me pide que respire lentamente. Va relajando con su inducción cada parte de mi cuerpo y en esa misma medida voy despegando. Va iniciando mi viaje en el tiempo y en las dimensiones.

Varias veces he sellado ese pasaporte gracias a su amor y su guía. Sin ella, yo no hubiera entendido nada. No estuviera escribiendo esto ni hubiera hecho estas imágenes. Menos aún dictara yo taller alguno. Simplemente, no hubiera podido ser capaz de entender. Ella caminó conmigo las sendas de la pura energía y entrelazó esos mundos con este de naturaleza material para darle sentido a todo. Supo comprender mi locura, mis miserias, mis temores, mis debilidades, mis frustraciones y mi ego, dándole forma a la mejor versión de mi. Ella cambió mi historia personal y me dio un lápiz y un papel para que siguiera escribiéndola a diario y conscientemente.

Antes de Amparo, en mi mundo de espagueti coexistían egipcios y extraterrestres con Jesús y el chamán Don Juan; niños índigo, canalizadores de muertos, brujos y científicos cuánticos; periodistas, diseñadores, fotógrafos y mercadólogos; ángeles, yoguis, cabalistas, historiadores, atlantes, religiosos, sabios, místicos, tarotistas y taoístas, sin mucho asidero, pero allí estaban, como en el foyer de un teatro esperando la función. Hoy, gracias a ella, la obra va en pleno. No sólo el asidero se ha establecido con fuerte raíz, sino que se ha ampliado la comprensión intelectual más allá de la lógica racional, creando hipervínculos infinitos en el todo. Además, pude conectar con mi intuición.

Mi amor y mi agradecimiento es y será infinito por esta gran maestra, aunque sea capaz de lanzarme lo que tenga en la mano si escucha que le llamo de esta forma. Ella prefiere el término “guía” y explica que los maestros encarnados no existen, que los maestros están allá arriba.

Amparo Bretaña es terapeuta, vidente, canalizadora y experta en regresiones. Se formó con Brian Weiss, el escritor de “Muchas vidas, muchos sabios” y luego trabajó con él en Miami. También estudió con Pedro López Clemente el creador de los sistemas de aromaterapia Las Flores del Alba, Las Damas Áureas y las Rosas de Percival. Estudió además con la gente de Drúnvalo Melchizedek en México y formó parte del equipo de la Enseñanza de María en Caracas. Esta fue una experiencia de canalización muy importante en la cual el espíritu de quien hace dos mil años fue madre de Jesús de Nazareth transmitió una serie de conocimientos espirituales a un grupo de personas para que fuera grabado, organizado y distribuido en libros, talleres, conferencias y más. Así lo ha cumplido por casi 30 años, siendo Amparo una de las multiplicadoras que se mantienen aún brindando esa fundamental información.

Muchas veces he comentado en mis talleres que ella es la Pitonisa. Que todas las personas que se acercan al despertar de conciencia o que ya han sido desconectados de la Matrix, deberían ir a conocerla como lo hizo Neo con Morfeo. La metáfora va más allá de la mera guiatura de elegidos o despertantes. Esa escena en que la dama hornea galletas y que luego le da al todavía dudoso Mr. Anderson la describe a la perfección, porque su cocina es fantástica y también te hace sentir mejor.

Las regresiones que realiza son impresionantes, ya que por ser vidente, puede ver lo que estás reviviendo de esa vida pasada. Algunas veces, esa es la única forma de entender la misión de vida, internalizando las vueltas de vidas anteriores, los asuntos pendientes, y asumiendo el propio camino en las condiciones actuales hacia la felicidad.

Ella nos llevó a mi esposa Patricia y a mi a Agua Clara, cerca de Urumaco, en Coro, y vivimos intensamente en pocos días un verdadero viaje de poder en el que hubo profunda sanación y transformación: Aguas termales, minas de cuarzo, avistamientos ovni, meditación, rituales mágicos, amistades que resultaron ser reencuentros de otras vidas en esos ríos y paisajes que parecen de otro planeta.

Muchas, muchas, muchas historias multidimensionales conectan con Amparo como un gran nodo de una Internet cósmica. Son infinitos relatos de poder, cuentos sin final, líneas de tiempo que de vida en vida van tejiendo camino, trama y urdimbre.

 

Texto e imagen: Leonardo Azarak

___

En este retrato hay una sola persona. No, no estás viendo doble ni son morochos. Si quieres conocer más acerca de esta obra fotográfica o del concepto de dobles, haz click, respectivamente.

Esta publicación es la sexta entrega de un proyecto que estoy llevando a cabo durante todo el 2016. La idea es publicar una semblanza semanal conformada por un retrato y un texto. El proyecto #MultidimensionalidadVenezolanaUnRetratoALaSemana pretende brindar una mirada llana sobre personas cuya realidad trasciende las fronteras de la materia y se hace mágica. Existen patrones comunes en una miríada de experiencias aparentemente disconexas, personas que no se conocen, pero que en verdad están profundamente vinculadas más allá de lo personal.

Quizá te interese saber más acerca de los talleres vivenciales  #CaminosCuánticos: “Activando tu Doble Energético”, que vengo realizando a lo largo del 2014, 2015 y 2016. Aquí puedes tener la experiencia de sanación y toma de conciencia necesaria para reconocer y comunicarte con ese doble cuántico que tú también tienes. Hemos estado compartiendo un montón de conocimiento vivencial a través de terapias, técnicas y ejercicios, gracias a lo vivido con esta obra fotográfica.

Déjame tu comentario en el blog. De verdad, me encantaría saber tu opinión. Puedes compartir o repostear citando la fuente.

Gracias de antemano.

 

El otro Nicodemo

Iván Naranjo (2012)
Iván Naranjo – 2012

Iván Naranjo (2012)

 

“Mi problema siempre fue el ver. Yo peleé mucho conmigo mismo porque quería ver, tener visiones, y no veía nada.” Iván Naranjo no se refería a la visión natural de cualquier persona. Él quería ver otros mundos, otras realidades, pero no podía.

Uno entiende el amor a sus libros antiguos, códigos, jeroglíficos y piedras, con cada detalle en la casa de Iván. Naturaleza viva, cuarzos, geometría sagrada, antigüedades, botellas, madera y gres. Curioso autodidacta para todo, quiso estudiar arquitectura, pero terminó titulándose en Administración de Empresas. No le hacía falta, uno opina, cuando se entera que su hogar, y toda la magia alrededor, la ha hecho él mismo. Fascinante. Lo de ser artista fue un sueño que decidió cumplir el día en que cortó de plano con el mundo de oficina en el que estuvo encerrado varios años.

Llegó a ser muy escéptico, pero dormían en él miles de secretos sagrados junto a una pasión por los símbolos y la geometría. Estudios en diversas técnicas le dieron forma a un estilo que ha vendido muy bien en ferias artesanales de Caracas. Alguien una vez le sugirió elaborar piezas con intención autoral, más grandes, y le hizo caso.

Luego de varias exposiciones individuales en galerías y un empleo en un espacio de arte en el Hatillo, comenzó su viaje iniciático; el viaje hacia adentro. Hizo el camino del artista que se lanza al misterio, hacia la consecución de una obra. Conceptualizó la creación de una serie de esculturas sobre arquetipos ancestrales. Sabía que serían doce piezas, sólo eso. Y comenzó a trabajar.

Paralelamente, junto a su terapeuta, vidente y experta en regresiones, hizo el proceso interno. Ella podía ver los otros planos cuando él no. Le comentó mucho antes de todo: “Ese trabajo se va a exponer afuera. Tiene códigos de sanación importantes”. Y así fue. Se presentó en Perú en el 2007. “La búsqueda es hacia adentro. El camino es hacia adentro” dice Iván luego de haberlo recorrido, claro, pero en aquel momento no entendía cómo hacerlo.

Cada Códice que terminaba, así llamó a las esculturas, lo dejaba más liviano. Luego lo colgaba en una pared de su casa. Se daba cuenta cómo las personas que veían esas piezas de metro y medio de alto, se conectaban de una forma especial. Habían energías vinculadas a los arquetipos que él mismo no manejaba conscientemente, pero que estaban allí y eran transmitidas a las personas.

En una oportunidad, prestó su casa a unos amigos para una reunión. Una bailarina que hacía una performance, tropezó una pieza y esta cayó al piso, rompiéndose. El nombre de la pieza era Nicodemo ¿Cómo puede sentirse un artista que dura meses para hacer una obra mientras la ve caer lentamente hacia la destrucción? Rabia. Frustración. Rechazo. No la quería más. Decidió desmembrar la pieza y utilizar sus partes en otros proyectos.

“No puedes hacer eso. Tu has matado a este hombre. Lo has encerrado en un ataúd. Debes resolver eso o nada funcionará. Cierra el ciclo”. Lo detuvo tajantemente su terapeuta.

No podía entender.

Pasaron meses sin querer abordar el asunto hasta que un día decidió meter a Nicodemo en el quirófano. Lo desmembró, ciertamente, a martillazos. Lo volvió a construir. Esta vez, sin sus limitaciones previas, sin las estructuras con las que lo había atado la primera vez.

Se dejó llevar.

“Así eres, así te he visto”, fue lo que dijo cuando lo terminó, pero no sabía por qué.

En su siguiente cita, su maestra espiritual le dijo al llegar: “Tengo algo para ti” y le mostró una imagen que no había visto nunca, o por lo menos no en esta vida. Quedó sin aliento. Nicodemo, esa escultura de madera que había vuelto a nacer con geometría sagrada y símbolos egipcios, tenía una hermana gemela de cuatro mil años de edad en el templo de Abydos en Egipto. Era exactamente igual ¿Cómo pudo ser?

Iván tuvo que abandonar el escepticismo y aprender a creer ciegamente, como el otro Nicodemo, el maestro fariseo que estuvo con Jesús de Nazareth y también creyó en él. “Entendí que uno forma parte de un plan, que es guiado. Te van llevando. Luego de eso, empecé mi trabajo más formal y asumí mi compromiso espiritual.”

“Comencé a ver.”

 

Texto e imagen: Leonardo Azarak

___

En este retrato hay una sola persona. No, no estás viendo doble ni son morochos. Si quieres conocer más acerca de esta obra fotográfica o del concepto de dobles, haz click, respectivamente.

Esta publicación es la primera entrega de un proyecto que estoy llevando a cabo durante todo el 2016. La idea es publicar una semblanza semanal conformada por un retrato y un texto. El proyecto #MultidimensionalidadVenezolanaUnRetratoALaSemana pretende brindar una mirada llana sobre personas cuya realidad trasciende las fronteras de la materia y se hace mágica. Existen patrones comunes en una miríada de experiencias aparentemente disconexas, personas que no se conocen, pero que en verdad están profundamente vinculadas más allá de lo personal.

Quizá te interese saber más acerca de los talleres vivenciales  #CaminosCuánticos: “Activando tu Doble Energético”, que vengo realizando a lo largo del 2014, 2015 y 2016. Aquí puedes tener la experiencia de sanación y toma de conciencia necesaria para reconocer y comunicarte con ese doble cuántico que tú también tienes. Hemos estado compartiendo un montón de conocimiento vivencial a través de terapias, técnicas y ejercicios, gracias a lo vivido con esta obra fotográfica.

Déjame tu comentario en el blog. De verdad, me encantaría saber tu opinión. Puedes compartir o repostear citando la fuente.

Gracias de antemano.

Una nueva etapa en los talleres: Activar el doble cuántico

Fue realmente mágica mi experiencia dictando el taller de Recapitulación, cuerpo energético y repotenciaciones de María. Desde noviembre de 2014 y hasta marzo de 2015 lo dicté cuatro veces entre Los Teques, Maracay y Mérida. Compartí con poco más de 40 personas mucha información y técnicas sumamente útiles para estos tiempos. En cada oportunidad, se dieron encuentros trascendentales, del alma, y los maestros -esos amigos invisibles que nos susurran y guían a todos- nos brindaron hermosa sanación y mucho aprendizaje.

Luego del taller de marzo en Mérida, que se realizó con la intención de inaugurar el Templo del Sol de la Maestra Kashira, se movió mucha energía, muy profunda, y comenzó en mi una revisión importante. He continuado mis estudios de la Enseñanza de María con Amparo Bretaña; realicé el Taller de Merkaba desde el Corazón con Oscar Mendoza; otro taller de Radiestesia con Almiro Pereira y muchas otras vivencias espirituales, chamánicas y artísticas me fueron guiando hacia el aspecto científico de mi investigación. Finalmente, apareció el francés Jean Pierre Garnier Malet para poner la guinda a la torta.

La información de este doctor en Física y especialista en mecánica de fluidos le dio aval y sustento científico a mi propuesta estética de los retratos dobles, que vengo realizando desde el 2010 y que componen gran parte de mi obra artística. La forma en que Garnier complementa lo que yo venía haciendo en los talleres y con mi fotografía es tan importante que he decidido incluir un nuevo componente fundamental en el taller, además de nuevas técnicas que he confirmado y comprobado por mi mismo. Es fascinante la efectividad que tiene la comunicación con nuestro doble cuántico. Es real.

Por esta razón, este taller ahora se llamará “Caminos Cuánticos: Activando tu Doble Energético”. Continuaré fundamentando la información en el sol, la tierra y cómo fluye la energía universal en nuestros cuerpos multidimensionales; los niveles de la percepción de los Quero; la forma en que creamos nuestra realidad, ahora renovada con el enfoque “desde el corazón” de Drúnvalo Melchizedek que aprendí con Oscar. Seguiré transmitiendo las repotenciaciones del cerebro de las Enseñanzas de María y haciendo la terapia de recapitulación tolteca. Pero además, incluiré los nuevos aportes que la física cuántica, y sobre todo el Dr. Garnier Malet y su teoría del desdoblamiento del tiempo están dando a conocer.

Por acá dejo un video muy interesante en el que se habla un poco sobre lo que me ha venido inspirando. Nos vemos en alguno de mis talleres.