¿Somos mujeres y hombres rotos?


Por Leo Azarak
En mi trabajo reciente como terapeuta he visto patrones interesantes. Hay un alto porcentaje de mujeres que tienen problemas para obtener o mantener pareja. Ellas buscan a alguien estable que le brinde tranquilidad, respeto, amor, sostén, así como la oportunidad de realizarse. Esto es una constante, tanto en Venezuela como en el extranjero. 

Veo puntos en común en sus árboles genealógicos. Padres que abandonaron a sus madres o infieles, que causaron sufrimiento. Abuelos con familias en paralelo. Sus madres no se rindieron y siguieron buscando la felicidad, y algunas la consiguieron. Otras, dejaron de creer en ellos y decidieron quedarse solas. Generación tras generación, las mujeres han sumado abuso sexual, emocional y psicológico; decepción y tristeza. Mientras, han luchado por ganar prestigio y espacios que antes eran sólo de hombres: En la empresa, la sociedad, la familia, generando dinero y criando solas a sus hijos. Ellas se hicieron guerreras, y rechazaron su naturaleza. Y los hijos ¿Qué pasó con los varones que también sufrieron con sus madres, hermanas y un padre ausente y perpetrador? Se hicieron débiles, improductivos, sin la fuerza para proveer, inseguros, temerosos y sin los pies en la tierra. A veces, también infieles. Crecieron al amparo de las alas de mamá con nudos incestuosos y limitaciones para crear sus propias familias. Mamá se hizo competitiva y sobreprotectora, enemiga inconsciente de sus nueras e hijas ¿Acaso somos una sociedad de mujeres y hombres rotos?

_

Debemos lograr el equilibrio de lo masculino y lo femenino para superar problemas de pareja, económicos, sociales y más.

Para tener un destino sano, es importante revisar las historias de cada miembro de la familia. Somos hologramas. “Conócete a ti mismo” y también, a cada miembro de la familia que está dentro de ti, sufriendo, buscando sanación, haciendo que repitas sus errores o cumplas con sus designios una y otra vez. Si sana uno, sanan todos. Es cuántico ¿Tú también sientes que ha llegado el momento de sanar?

_

#leoazarakdice #reflexionesterapéuticas #mentoríamultidimensional #consultaterapéutica #constelacionesfamiliares #metagenealogía #psicomagia #caminoscuánticos

  

¿Te gustó? Compártelo. Sígueme en Instagram, Twitter, Facebook y YouTube @leoazarak y @caminoscuanticos. Suscríbete al canal de Telegram acá: https://t.me/Caminoscuanticos. Puedes visitar también http://www.caminoscuanticos.com

Sanadora y maestra: Dos seres, un cuerpo

Kaina Santiago y Kashira (2012)
Kaina Santiago y Kashira (2012)

Kaina Santiago y Kashira (2012)

Kaina Santiago es la sanadora. Se cubre la cabeza con una tela morada. Dispone cerca de ella un vaso de agua para cuando regrese. Se persigna, entregándose a Dios Todopoderoso, y luego invoca a varios maestros. Solicita que la Maestra Kashira entre en su espacio. Al cabo de unos minutos se ha ido y es Kashira quien lo habita. Emite varios chasquidos guturales y hace mudras con sus manos, como ajustándose en el cuerpo. Pide que le abran sus ojitos. Sonríe y saluda: “Buena luna”.

Así comienza el viaje en la nave de la India, como ella se refiere a sí misma y a su experiencia. Y así mismo se siente: Como un viaje energético, la alineación con un cuerpo de luz interdimensional muy potente. Se trata de una maestra espiritual que viene de la dimensión 33ava y se encuentra cumpliendo una misión importante en el planeta. Juntas, Kaina y Kashira, sanadora y maestra, han cumplido muchas tareas para la elevación de la frecuencia planetaria y el despertar de la conciencia en Venezuela, Perú, México, España y Argentina. Su enseñanza es fundamental en los tiempos que vivimos.

“¿Por qué la raza humana?” Pregunta Kashira. “¿Por qué el sol, la luna? ¿Por qué los colores?”. Mi pequeña mente suele sentirse atrapada. Casi nunca sé hacia dónde va con sus preguntas.

“¿Qué sucedería si el padre sol se fuera a otro planeta? Existen muchos planetas, no sólo éste. Aquí, el padre sol se deja ver, se deja sentir. Ustedes, como raza humana, tienen ese gran poder, esa energía directa. Nosotros somos de otra raza. Estamos en otra dimensión. Cuando lo necesitamos, tenemos que invocarlo. Si él considera que merecemos su presencia, él se nos muestra”. La Maestra Kashira insiste en que tenemos que aprender a relacionarnos con el sol. Nos invita a que sintamos su amor y agradezcamos siempre su presencia. “Acá ustedes lo tienen y lo ignoran.”

Ella cuenta que vivió encarnada en la tierra en los tiempos de la Atlántida. El hecho de que ese continente haya desaparecido, no quiere decir que no exista su raza, aclara. La raza atlante vive en otra dimensión, con sabiduría. “¿Qué sucedió? Nosotros pasamos a dimensiones, cuerpos energéticos, cuerpos internos, cuerpos de luz, sólo que la materia también pasó. El atlante estaba trabajando con el Universo, la manera de trabajar con el Universo es a través del color y a través de los sonidos, a través de Padre Sol y de Madre Luna.”

La humanidad actualmente valora más lo material, más lo de afuera que lo de adentro. Aunque tenemos libre albedrío, lo usamos para ir en contra de nosotros mismos, del templo que es nuestro cuerpo. Si supiéramos cómo amarlo, no existirían las enfermedades y el planeta entero no estuviera en la situación actual. El materialismo hizo que la tierra colapsara en otras oportunidades y lo está haciendo nuevamente. Kashira intenta evitarlo con su misión.

Primero debemos reconectarnos con la energía solar. “El nuevo sol no les pertenece a ustedes. Ya este material físico no aguanta esa energía de ese Padre acá”, dice señalando primero a nuestro cuerpo y luego al cielo. “¿Qué es lo que se está necesitando? Que la raza humana comience a curarse a través del Padre Sol y del color.” Kashira nos sugiere recibir conscientemente esos nuevos códigos de luz bebiendo agua solarizada y exponiéndonos conscientemente a los rayos de sol unos minutos al amanecer y otros minutos al atardecer. Eso ayuda a que nuestro cuerpo resista las energías solares y lunares y se adapte a los nuevos tiempos. Los niños, dice ella, ya vienen adaptados a la nueva frecuencia del sol. Por eso la gran diferencia entre ellos y nosotros.

En su filosofía, los defectos humanos son maestros que nos enseñan lo que debemos cambiar. Pertenecen sólo a la vida encarnada en este planeta. La mentira, la avaricia, el odio, el ego, los celos, el miedo, más allá de ser rechazados u ocultados, deben ser reconocidos y honrados como guías, con humildad, ya que son referencias o señales en el camino humano de purificación de las almas. Al integrarlos, dejan de dirigir nuestra vida, y no interfieren más en la comunicación con el maestro interno.

“Ahora, ¿Por qué el Maestro del Color? Él necesita urgentemente que ustedes en la tierra lo invoquen, porque ustedes perdieron la capa de ozono completamente ¿Lo han entendido? El Maestro del Color transmutará ese rayo, esa energía del Padre.” Trabajando con los colores, dice la India, la luz solar nos sanará, nos armonizará, activará códigos nuevos en nuestro ADN. Es importante hacer esto, además, para evitar que nos afecten negativamente los cambios atmosféricos, las tormentas solares, la nueva realidad geomagnética y más. Esa es una importante enseñanza atlante en este momento histórico.

Kashira hace un triángulo con sus manos, y nos muestra la importancia de la unidad en nuestro corazón. A través de la meditación, nos invita a que conectemos con las energías masculina y femenina, del padre sol y de la madre tierra, y a vivir con ese amor consciente de ser hijos de la creación. Desde allí, se logra la transmutación, la sanación del cuerpo físico. Toda enfermedad son situaciones emocionales, dice. Trabajando con  la luz del sol, la energía de la luna y de la madre tierra, a través de los colores, armonizándonos con el Padre Universal y la Madre Universal, estamos sanando a nuestros padre y madre físicos a través de nosotros, curando cualquier enfermedad.

Luego de varias horas de enseñanza sobre éste y otra infinidad de temas, la maestra se despide. Un amor profundo, antiguo, que atraviesa muchas dimensiones y tiempos, aromatiza el ambiente. Como una madre, nos cubre con una manta de alegría y misterio. No hay diferencias entre individuo, emociones, objetos y paisaje, porque toda la conciencia se ha fundido en una altísima vibración. Kashira bendice al Iluminado, a Dios, y recuerda que ella no es nada sin él. Pide bendiciones para los hijos de Kaina, su prenda, su vehículo en esta dimensión. Luego se va.

En un par de minutos, Kaina ha regresado. Está muy cansada. Pide agua, aún con los ojos cerrados. “Dios le pague”, agradece mientras bebe, quitándose la pañoleta y batiéndose aire, soltándose del inmenso calor.

 

Texto e imagen: Leonardo Azarak

___

En este retrato hay una sola persona. No, no estás viendo doble ni son morochos. Si quieres conocer más acerca de esta obra fotográfica o del concepto de dobles, haz click, respectivamente.

Esta publicación es la quinta entrega de un proyecto que estoy llevando a cabo durante todo el 2016. La idea es publicar una semblanza semanal conformada por un retrato y un texto. El proyecto #MultidimensionalidadVenezolanaUnRetratoALaSemana pretende brindar una mirada llana sobre personas cuya realidad trasciende las fronteras de la materia y se hace mágica. Existen patrones comunes en una miríada de experiencias aparentemente disconexas, personas que no se conocen, pero que en verdad están profundamente vinculadas más allá de lo personal.

Quizá te interese saber más acerca de los talleres vivenciales  #CaminosCuánticos: “Activando tu Doble Energético”, que vengo realizando a lo largo del 2014, 2015 y 2016. Aquí puedes tener la experiencia de sanación y toma de conciencia necesaria para reconocer y comunicarte con ese doble cuántico que tú también tienes. Hemos estado compartiendo un montón de conocimiento vivencial a través de terapias, técnicas y ejercicios, gracias a lo vivido con esta obra fotográfica.

Déjame tu comentario en el blog. De verdad, me encantaría saber tu opinión. Puedes compartir o repostear citando la fuente.

Gracias de antemano.

Despertar los códigos del ADN

Ulises Santamaría - 2012

Ulises Santamaría (2012)

Una hernia discal dejó a Ulises Santamaría paralítico. Los médicos le dijeron que debía operarse, pero no le garantizaban un resultado óptimo luego de la operación, así que decidió no hacérsela. En su búsqueda, entendió que los problemas de columna tienen que ver con la falta de dinero y la autoestima. Todos los resentimientos generados por esas situaciones van directamente allí, a esa parte de la espalda. En aquel momento tenía profundos problemas económicos. No tenía un lugar para vivir. Estaba realmente sólo.

Fueron varios meses en cama, sin poder moverse y sin ayuda. Algo tan sencillo y natural como visitar el baño, podía ser una oprobiosa y dolorosa experiencia, arrastrando su esperanza en una larga ida y vuelta.

Como suele pasar, luego de la noche oscura del alma, llegó la luz. Un día, comenzó a escuchar una voz en su cabeza. Ya de niño había tenido alguna vivencia similar, pero en esta oportunidad, no tenía escapatoria ¿Qué era eso? Se manifestó su maestro, quien se identificó como Foredelk. Le dijo que vivía en Alción, el sol más brillante de la constelación de las Pléyades. Muchos años después entendió que ese maestro es su Yo Superior. Fue él quien comenzó a enviarle mensajes telepáticos para activar códigos específicos en su ADN humano.

Empezó a recordar y sanó.

En primer lugar, se recuperó absolutamente de la hernia discal. Esto lo realizó siguiendo las indicaciones de su guía, quien le invitaba a colocar las manos en posiciones específicas para que la energía fluyera bien a través de su cuerpo.

Comenzó a caminar con el asombro de quienes conocían su condición.

En segundo lugar, esa experiencia transformó su vida porque sistematizó dicha práctica, que llamó posteriormente Tempecume. Consiste en una serie de movimientos corporales que movilizan la energía, activan las glándulas endocrinas y los chakras, equilibran las emociones, aclaran la mente, y traen salud y bienestar al cuerpo. La palabra Tempecume proviene de: Técnicas de los Números en Movimientos para Evolucionar-Sanar Cuerpo, Mente y Emociones a fin de conectarlos con el Espíritu. Esta dinámica corporal tiene más de 20 años transmitiéndose en este planeta a través de Ulises, gracias a su maestro Foredelk.

Hoy en día, Santamaría es un hombre exitoso, un líder carismático y espiritual que transmite a muchas personas su interesante conocimiento y experiencia. Ha escrito dos libros: “Maestro Avioletado” y “El perdón ya no tiene razón de ser.” Además, se ha desempeñado en radio y televisión trabajando estos temas. Un grupo importante de personas participa en sus actividades desde hace muchos años. Existen en Venezuela casi 300 tempecumistas que practican semanalmente distribuidos en cuatro grupos: Caracas, Maracay, Valencia y Barquisimeto.

Él explica que haciendo estos movimientos “nos convertimos en una antena viviente y las energías entran en las células, permitiendo la sanación”. Se logra equilibrio en todos los niveles del ser porque se eleva la frecuencia vibracional a nivel atómico, permitiendo que se liberen las hormonas necesarias, generando paz mental y emocional.

Cada número, como se le llama a una serie de movimientos, podría compararse a la biodanza, la danza primal o a la tensegridad de Carlos Castaneda, en el sentido de ser expresiones del cuerpo que buscan el manejo y distribución de la energía, pero cada una de ellas, completamente distinta a la otra y ciertamente distinta del Tempecume. Puede rememorar al Tai Chi, al katá del Karate o el punse del Taekwondo, por el sentido coreográfico de movimientos largos, pero tampoco se acerca realmente al sentido de esta práctica.

¿Cómo es posible recibir desde otras dimensiones una información tan compleja como estas series de movimientos del cuerpo? Ulises explica que, antes de nacer, traemos en el ADN la información de lo que venimos a trabajar. Toda la memoria completa, sólo que desactivada. En su caso, su enseñanza estaba allí, y los mensajes telepáticos de su guía activaban ciertas partes del código genético, haciendo que el cuerpo recordara el movimiento. Luego, fue transmitiéndolo a otras personas. Toda la vivencia de su vida estaba planificada para realizar su misión.

Este mismo mecanismo de canalización y activación genética le ha servido para desarrollar las terapias de sanación llamadas Envoker, Endorvit y Rae. Por otro lado, durante los últimos años ha transmitido todo un cuerpo de conocimientos mediante cursos anuales de entrega mensual que ofrece en dos grupos, uno en Valencia y otro en Caracas. En el 2012 ofreció el Curso para la Reactivación de las 12 Cadenas del ADN. En el 2013 dictó el taller Creando los Bijsihafe, un método práctico para la evolución hacia el ser de luz. En el 2014, el Curso de Auto Sanación a través de la Pineal y su posterior reactivación. En 2015, Sellos Cerebrales-ADN-Pineal. Y en el 2016, Sanando Síndromes, liberando Karmas.

 

Texto e imagen: Leonardo Azarak

___

En este retrato hay una sola persona. No, no estás viendo doble ni son morochos. Si quieres conocer más acerca de esta obra fotográfica o del concepto de dobles, haz click, respectivamente.

Esta publicación es la cuarta entrega de un proyecto que estoy llevando a cabo durante todo el 2016. La idea es publicar una semblanza semanal conformada por un retrato y un texto. El proyecto #MultidimensionalidadVenezolanaUnRetratoALaSemana pretende brindar una mirada llana sobre personas cuya realidad trasciende las fronteras de la materia y se hace mágica. Existen patrones comunes en una miríada de experiencias aparentemente disconexas, personas que no se conocen, pero que en verdad están profundamente vinculadas más allá de lo personal.

Quizá te interese saber más acerca de los talleres vivenciales  #CaminosCuánticos: “Activando tu Doble Energético”, que vengo realizando a lo largo del 2014, 2015 y 2016. Aquí puedes tener la experiencia de sanación y toma de conciencia necesaria para reconocer y comunicarte con ese doble cuántico que tú también tienes. Hemos estado compartiendo un montón de conocimiento vivencial a través de terapias, técnicas y ejercicios, gracias a lo vivido con esta obra fotográfica.

Déjame tu comentario en el blog. De verdad, me encantaría saber tu opinión. Puedes compartir o repostear citando la fuente.

Gracias de antemano.

Multidimensionalidad venezolana un retrato a la semana

Bueno, me lo pidieron por mucho tiempo y no pude seguir dando excusas para no hacerlo. Sin anestesia, y dejando todas mis limitaciones personales atrás, aquí voy: Cada semana del 2016 estaré publicando una semblanza de mi serie Caminos Cuánticos. Entregaré en cada oportunidad un retrato fotográfico con el respectivo relato de poder, un fragmento de la vivencia multidimensional, la experiencia de esa persona en una realidad distinta, con su propia energía y coherencia.

De esta forma, profundizaré un trabajo personal que me ha transformado grandemente y lo sigue haciendo junto a muchas personas. Un proyecto de vida que, además, es la columna vertebral de los talleres vivenciales Caminos Cuánticos: Activando tu Doble Energético que disfruto ofrecer desde noviembre del 2014. Los retratos fotográficos son lo que he llamado Seres Dobles, y acá puedes leer sobre la propuesta.

La primera serie expuesta en el Museo Carmelo Fernández de Yaracuy en el 2012 estuvo conformada por veinticinco retratos, de los cuales ya he escrito, pero que nunca se habían publicado de esta forma. Ya estoy realizando y produciendo los restantes veintisiete retratos y entrevistas para completar las cincuenta y dos entregas. Acá se puede ver el catálogo de la primera expo.

Todo esto tiene que ver con Venezuela. Es una historia olvidada que comienza a recordarse: La cara oculta, misteriosa y hermosa de una geografía alucinante y vibrante. Es el país energético, antiguo y contemporáneo, mágico y pragmático que crece, se transforma a diario. Son venezolanos o extranjeros que viven o han venido a vivir la multidimensionalidad dentro de nuestras latitudes, siguiendo los caminos que trazaron sus corazones. Recorren caminos cuánticos porque la física moderna le ha brindado un lenguaje común a la infinita variedad de códigos, ritos, costumbres, ceremonias, religiones, conocimientos y artes que realizan para manifestar la energía única y creadora del Universo en sus vidas. A ellos honro con este proyecto, recorriendo parte del camino.

Decidí plantearme este reto semanal fotográfico, literario, periodístico y espiritual, porque es algo que me genera mucho miedo cada vez que pienso abordarlo. Me paraliza. Han pasado más de cuatro años desde que comencé a vislumbrar la red de relaciones que se estaba tejiendo, que estaba en mis imágenes y que quería dar a conocer. Aún siento temor al escribir esto y no sé por dónde comenzar; pero lanzarme al vacío es algo que considero necesario y urgente. De alguna forma debo romper la inercia y crear la disciplina para escribir (que tanto necesito) y avanzar con la obra fotográfica (que tanto me ha dado).

Nada fácil, pero sé que mis guías están siempre conmigo en este meollo. Vamos pa´ lante.

Gracias por resonar con esta infinita red de vida, tejiendo con nosotros la multidimensionalidad venezolana un retrato a la semana.